fertility treatments

¿Cuáles son las ventajas de los tratamientos de fertilidad de transferencia diferida?

Se ha especulado mucho sobre ciertas ventajas de las tasas de fertilidad. Incluso se discute sobre su impacto en la economía.

A veces, realizar transferencias de embriones retrasadas nos permite mejorar la receptividad del endometrio y aumentar la tasa de embarazo. A veces, cuando realizamos un ciclo de FIV-ICSI, ya sea por razones médicas o por una elección personal, decidimos que la transferencia diferida es la mejor opción.

Pero, ¿en qué consiste este proceso? ¿Cuáles son sus ventajas? ¿En qué casos es aconsejable? Tendrá que preguntar a su clínica de fertilidad para obtener más información, pero las siguientes directrices pueden servir de punto de partida.

¿Qué son los tratamientos de fertilidad de transferencia diferida?

Hoy en día hay mucha más gente interesada en los tratamientos de fertilidad y subrogación. Uno de los más olvidados es la transferencia diferida.

Una transferencia diferida es la transferencia de embriones vitrificados después de haber sido obtenidos en un ciclo de fecundación in vitro (FIV), con el fin de transferirlos al útero de la madre en el futuro, ya sea por razones médicas o personales.

Hasta hace poco, se creía que este tipo de transferencia no era tan eficaz y que, por tanto, la tasa de embarazo era menor. Esta creencia podía explicarse por los antiguos métodos de congelación lenta. Esta técnica inducía la formación de cristales en el interior de las células, con un impacto más negativo en aquellas que contienen un mayor porcentaje de agua en su composición – ovocitos y embriones – reduciendo las tasas de supervivencia tras la desvitrificación.

En la actualidad, con las mejoras en los medios de cultivo, el uso de sustancias crioprotectoras y los nuevos métodos de vitrificación de embriones, en los que el procedimiento se realiza de forma ultrarrápida, se consigue evitar la formación de cristales de hielo en el interior del embrión; así, el posible daño al embrión es mucho menor y, en consecuencia, su supervivencia tras la descongelación es mayor, superando el 90-95%.

El nuevo método de vitrificación se suele realizar en los días 5 ó 6, cuando nuestros embriones están en fase de blastocisto, el mejor momento según los biólogos y médicos para realizar la transferencia embrionaria. Este momento es el más adecuado porque, al ser los embriones de mejor calidad, tienen una mayor tasa de supervivencia. Además, la vitrificación de embriones no se asocia a un aumento de las malformaciones en comparación con la población general.

Indicaciones para la transferencia diferida

La transferencia diferida está indicada en aquellas ocasiones en las que realizar la transferencia de embriones en el ciclo actual sería perjudicial para la paciente o podría disminuir la tasa de embarazo. Entre estos casos encontramos:

  • Pacientes que presentan hiperestimulación ovárica tras responder excesivamente a la medicación, y para las que la transferencia embrionaria en ese momento, y un posterior embarazo, empeoraría la situación.
  • Mujeres con niveles elevados de progesterona el día de la administración de Ovitrelle. Se ha demostrado que los niveles de progesterona > 1ng/ml influyen negativamente en las tasas de implantación, ya que indican que el endometrio y el embrión a transferir no están sincronizados. Suele ocurrir en mujeres mayores de 38 años en las que a veces hay un pico de LH prematuro.
  • Ciclos de acumulación de embriones para PGT. El resultado de la biopsia no se obtiene inmediatamente, por lo que debemos vitrificar los embriones hasta tener el informe definitivo.
  • Casos de abortos de repetición o fallos de implantación. Ciclos en los que realizamos estudios de receptividad endometrial previos a la transferencia. De esta forma realizaremos la transferencia embrionaria en el momento en que la ventana de implantación se encuentre en periodo receptivo.
  • Además de estas indicaciones, también se pueden realizar transferencias embrionarias diferidas si la paciente lo desea.
RECOMENDADO  7 beneficios de los mensajes de texto en la sanidad

Proceso de transferencia de embriones congelados

En ocasiones, es conveniente no transferir los embriones en ese mismo ciclo y congelarlos para transferirlos en un ciclo posterior. Esto nos permitirá mejorar la receptividad endometrial y aumentar la tasa de embarazo.

En este sentido, existen dos formas de conseguir esta preparación endometrial: la transferencia en ciclo natural y la transferencia en ciclo estimulado.

Transferencia en ciclo natural

Se realiza en el momento biológico más adecuado tras la ovulación. La transferencia de embriones en ciclo natural está indicada en pacientes cuyos ciclos menstruales son regulares.

Este tratamiento permite prescindir de la medicación hormonal, lo que reduce considerablemente los costes y permite acceder al tratamiento a las pacientes que tienen contraindicado el tratamiento con estrógenos.

Sin embargo, esta técnica requiere una mayor flexibilidad por parte de la paciente para realizar los controles del ciclo y presenta un mayor riesgo de anulación por ovulación precoz.

Transferencia en ciclo estimulado

La preparación del ciclo se realiza con la ayuda de fármacos (estrógenos) para simular el comportamiento uterino que realiza la naturaleza. La administración de estos estrógenos puede ser oral o transdérmica.

La mayor ventaja del ciclo estimulado es la flexibilidad que ofrece a la paciente, tanto para los controles ecográficos como para programar la transferencia sin afectar a la implantación.

Sin embargo, la transferencia por ciclo estimulado requiere una mayor administración de medicación y, en consecuencia, aumenta el coste económico.

Éxito de la transferencia retardada

La probabilidad de conseguir un embarazo en un ciclo con embriones congelados depende, en gran medida, de la calidad de los embriones tras la desvitrificación y de las cualidades del útero.

Los avances en las técnicas de vitrificación permiten realizar transferencias sin disminuir las tasas de embarazo; bien en un primer ciclo, bien de aquellos embriones sobrantes de buena calidad que no fueron transferidos en un ciclo de FIV en fresco, aumentando así la tasa de embarazo acumulada.

Se han publicado algunos estudios en los que se obtienen mayores tasas de embarazo en los ciclos de embriones vitrificados en comparación con los embriones frescos. Esto se atribuye al hecho de que el endometrio se encuentra en un estado más fisiológico, sin el efecto deletéreo que pueden tener sobre él los fármacos utilizados en la estimulación ovárica.