shutterstock 617787446

¿Cómo es el futuro de la sanidad?

Hace apenas un siglo no conocíamos los diferentes tipos de sangre ni la existencia de las vitaminas. Hoy en día, las células madre se utilizan para cultivar nuevos órganos, los órganos dañados se extirpan con brazos robóticos a distancia y las impresoras 3D más avanzadas pueden crear ciertas partes del cuerpo humano.

Es innegable que la medicina y la sanidad están cambiando, ahora a un ritmo más rápido que nunca. Y hoy podemos afirmar sin temor a equivocarnos que la sanidad del mañana será capaz de curar enfermedades que hoy se cobran la vida de muchos.

Si está interesado en saber qué el futuro de la sanidad sigue leyendo. A continuación encontrará visiones e ideas inspiradoras que poco a poco se están haciendo realidad.

Un futuro mejor conectado

Construida a mediados del siglo XX, la sanidad actual es, en su esencia, un sistema de atención al enfermo. Aunque ha experimentado ciertos cambios en lo que respecta a los diagnósticos y tratamientos médicos, la prestación de asistencia no ha cambiado estructuralmente en gran medida.

Lo que queremos decir con esto es que las personas que están enfermas o tienen una enfermedad grave tienen que acudir a un centro de salud para ser examinadas y tratadas por profesionales médicos. Si no se siente bien, el tiempo que transcurre entre la visita al médico de cabecera y el tratamiento suele ser demasiado largo.

Sin embargo, los profesionales de la medicina están empezando a aprender de las industrias de consumo. Cada vez son más los que consideran la asistencia sanitaria desde la perspectiva del paciente.

El primer paso sería ayudar al paciente a entender mejor lo que afecta a su enfermedad crónica para que pueda tener un papel más activo en su gestión. En otras palabras, el objetivo es mantener al paciente sano en lugar de limitarse a reaccionar ante su enfermedad.

Además, no hay que limitarse a decirle al paciente lo que debe o no debe hacer. Por ejemplo, la mayoría de los fumadores ya saben que fumar es malo para ellos. En lugar de ello, los médicos deben hacer partícipes a los pacientes y proporcionarles tecnología inteligente para que puedan controlarse de cerca.

Ya existen dispositivos que pueden medir el ritmo cardíaco, la presión arterial, la respiración, el peso y los niveles de actividad. Así que sólo es cuestión de tiempo que el sistema sanitario reconozca que ha llegado el momento de aprovecharlos al máximo.

Los datos así recogidos pueden transformarse en información significativa que puede ser útil tanto para los médicos como para los pacientes. Este tipo de datos puede predecir si va a ocurrir algo malo, como un derrame cerebral o una caída, y ayudar a prevenir escenarios fatales.

Sin embargo, esto es sólo el principio de un futuro de atención sanitaria mejor conectada. Un día, las personas tendrán una conexión constante entre ellas y los médicos que las controlan. Los pacientes crónicos viven con sus enfermedades en todo momento, y la asistencia sanitaria debería reflejar eso también.

Muchas personas notables han sugerido este camino para el futuro. Una de ellas es Jeroen Tas, director general de Connected Care & Health Informatics en Philips.

RECOMENDADO  Haga crecer su consultorio médico en línea: 6 pasos prácticos

Una de las innovaciones que lo hará posible es sin duda FHIR. Se trata de un sistema que mantiene las historias clínicas electrónicas, las aplicaciones sanitarias digitales y otros detalles importantes relacionados con la salud en un solo lugar, de modo que tanto los pacientes como los médicos puedan acceder fácilmente a ellos cuando sea necesario.

Si quiere saber más sobre FHIR, hay un gran artículo de Prolifics que puede leer sobre este tema. Y una vez que lo haga, entenderá claramente por qué un sistema de este tipo es una gran solución para algunos problemas a los que se enfrenta la sanidad hoy en día.

Un futuro centrado en la prevención eficaz de las enfermedades del corazón

Es justo decir que el mundo ha avanzado mucho en la lucha contra las enfermedades cardiovasculares en los últimos 50 años. El número de muertes ha disminuido, de eso no hay duda. Por ejemplo, hay muchos métodos quirúrgicos y medicamentos que pueden ayudar a prevenir los fallos cardíacos.

Sin embargo, el hecho de que las cosas se vean mejor ahora, no significa que la investigación deba detenerse. Hoy en día, tenemos iniciativas que buscan identificar los factores de riesgo genéticos causales que llevan a algunos individuos a desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Otra área que se está estudiando es la búsqueda de medicamentos que se dirijan a los mecanismos recién descubiertos que causan la enfermedad.

En un futuro próximo, está claro que la tecnología vestible desempeñará un papel importante en la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

Como ya se ha mencionado, la atención se centrará en la recopilación y el análisis de grandes cantidades de datos. Esto puede ayudar a respaldar una medicina más personalizada en la que el tratamiento se adaptará individualmente a los pacientes.

Jubilación más fácil (robotizada)

Nadie puede parar y hacer retroceder el reloj. Por desgracia, el tiempo pasa y no se puede hacer nada para evitarlo.

A medida que las personas envejecen, es importante ayudarles a vivir su vida sin problemas hasta el final. Hoy en día se hace hincapié en ayudar a las personas a vivir de forma independiente durante más tiempo. Cuando eso ya no es posible, los profesionales tienen que intervenir.

Afortunadamente, hoy en día hay avances incluso en este campo. Y están relacionados con los robots.

Una gran innovación que hay que mencionar es el concepto de robot de compañía. Estos robots pueden moverse, se les puede hablar y ellos responderán. También pueden hacer algunas tareas que normalmente requerirían que una persona mayor invirtiera mucho esfuerzo.

Este tipo de robot no sólo es útil porque puede realizar tareas sencillas, sino que también es estupendo en el aspecto psicológico.

Muchas personas mayores afirman que la soledad es el principal problema en las últimas etapas de la vida. Pero aunque los robots no pueden sustituir a una persona, pueden tener un papel similar al de una mascota, lo que sin duda ayuda.

Un futuro para nuestros pulmones

Es un momento difícil en el que nos planteamos seriamente el impacto de las enfermedades respiratorias. Muchas afecciones relacionadas con los pulmones están aumentando y esto seguirá siendo un problema en el futuro inmediato.

RECOMENDADO  ¿Cómo puede el software de IVA ayudar a mi fondo de salud?

Sin embargo, todavía hay algo de esperanza. En concreto, las personas podrán controlar mejor enfermedades que ahora se consideran intratables, como algunos cánceres de pulmón y mesoteliomas.

La principal razón por la que los expertos predicen esto es por la inmunoterapia. La inmunoterapia se basa en el propio sistema inmunitario de la persona para defenderse de una enfermedad en lugar de recurrir a la radioterapia, la quimioterapia o la cirugía.

Por desgracia, también existe la idea de que, aunque habrá nuevos medicamentos y tratamientos disponibles gracias a los avances que hagamos, muchos no podrán permitírselos o no tendrán acceso a ellos.

Por último, algunos expertos, como el profesor John Moore-Gillon, predicen que dentro de 10 años habrá una vacuna eficaz contra el asma. Su desarrollo va a ser costoso, pero al final merecerá la pena.