exercise motivation

5 poderosas formas de mantener la motivación durante el ejercicio

¿Alguna vez has organizado o empezado una rutina de ejercicios y la has dejado después de unos días? Si lo ha hecho, entonces definitivamente no está solo. La verdad es que un sinnúmero de personas desean lograr un cuerpo en forma o deshacerse de algunos kilos. Pero a veces, es mucho más fácil planificar que ejecutar. Como dirían algunos, si hacer ejercicio fuera tan fácil como comer, todo el mundo lo haría cada día sin problema.

Hay varias razones por las que algunas personas comienzan una rutina de ejercicios y luego la abandonan después de un corto período. Puede ser que se aburran, que se cansen, que los resultados sean demasiado lentos o que simplemente no disfruten de la rutina. Por suerte, hay varias cosas que puedes hacer que te ayudarán a mantenerte motivado durante tus ejercicios y te ayudarán a ser constante.

Aquí hay cinco maneras poderosas de mantenerte motivado durante el ejercicio para que puedas aprovechar al máximo tu rutina:

1. Establecer objetivos realistas

Antes de empezar, tienes que tener unos objetivos claros para ti. Es difícil mantenerse motivado cuando se hace ejercicio si ni siquiera se sabe lo que se quiere conseguir. Además, establecer objetivos demasiado ambiciosos puede llevar a la frustración y, finalmente, hacer que te rindas.

Asegúrate de fijarte objetivos realistas y alcanzables. Puedes crear dos conjuntos de objetivos: uno a corto plazo y otro a largo plazo. Un objetivo a corto plazo puede ser cualquiera de los siguientes:

  • Caminar 10 minutos por el barrio cuatro veces a la semana.
  • Levanta pesas dos o tres veces por semana.
  • Reduce el consumo de refrescos.

Estos son pequeños pasos que te ayudarán a alcanzar tus objetivos a largo plazo. Una vez que taches algunos puntos de tu lista de objetivos a corto plazo, estarás más motivado para seguir haciendo lo que estás haciendo. Mientras tanto, un objetivo a largo plazo puede tener este aspecto:

  • Perder o ganar dos kilos en dos meses.
  • Completa una caminata de cinco kilómetros.

En resumen, los objetivos a largo plazo son los que sirven como fin o resultado final de su rutina de ejercicios. En general, fijarse objetivos a corto y largo plazo le ayudará a mantener el rumbo de su rutina de ejercicios. Si tienes ganas de abandonar o empiezas a poner excusas, puedes mirar rápidamente a tus objetivos y recordarte que ya casi los has alcanzado. También puedes consultar un recurso útil para ayudarte a superar tus excusas y seguir adelante.

2. Encuentra formas de hacer que el ejercicio sea divertido

Como se ha mencionado, una de las razones por las que la gente deja de hacer ejercicio es porque se aburre o siente que se está castigando. Sin embargo, hacer ejercicio sólo será aburrido si no te gusta lo que estás haciendo en primer lugar. Por lo tanto, cuando crees una rutina de entrenamiento, asegúrate de incluir sólo ejercicios que te resulten realmente divertidos. Por ejemplo, si te gusta el ciclismo pero odias correr, entonces centra tu rutina de ejercicios en el ciclismo.

RECOMENDADO  Las mejores formas de quemar más grasa

Si te gustan los deportes como el baloncesto, el voleibol y la natación pero no te gustan los entrenamientos en el gimnasio, céntrate en hacer deporte para mantenerte físicamente activo. Por ejemplo, tu rutina de ejercicios puede consistir en nadar durante 15-20 minutos en una piscina cuatro veces a la semana. Esto puede parecer agotador para algunos, pero será un entrenamiento divertido para una persona a la que le guste nadar.

Recuerda: hacer ejercicio no debería ser aburrido, y tienes la libertad de hacerlo tan agradable como quieras. Cuando te diviertes, es más probable que te ciñas a un ejercicio concreto.

3. Unir fuerzas con otros

Hay muchas personas por ahí que luchan por mantenerse motivados y consistentes con sus rutinas de ejercicio. Así que, ¿por qué no buscar a esas personas de tu círculo social y unir fuerzas para hacer tus rutinas de ejercicio? Puedes invitar a tus hermanos, amigos, colegas, pareja o hijos a hacer ejercicio contigo.

Si quieres salir a pasear, hacer footing, montar en bicicleta o ir de excursión a la montaña, hazlo en grupo. También puedes reunir a tus vecinos que quieran tomar clases de fitness contigo. Si no encuentras un compañero de ejercicio en tu círculo social, puedes apuntarte a clubes de salud y fitness o a grupos deportivos. Tener un compañero de ejercicio te ayudará a sentirte más responsable de acudir a tus entrenamientos.

4. Escucha tu lista de reproducción de ejercicios

¿Te has preguntado alguna vez por qué los centros de gimnasia ponen música para sus asistentes? Incluso los eventos de maratón ponen música para los participantes. Esto se debe a que la música es una gran herramienta de distracción que ayuda a las personas a olvidarse del dolor o el agotamiento, que experimentan debido a las actividades físicas. Pero a veces es difícil mantenerse motivado si no se escuchan las canciones favoritas.

Por lo tanto, considera la posibilidad de llevar tus auriculares y tu teléfono móvil y escuchar tus canciones favoritas cuando vayas al gimnasio. Si te ejercitas solo en casa, puedes utilizar altavoces de alta calidad. Esto hará que tus entrenamientos sean más divertidos y te animará a hacer ejercicio con regularidad.

5. Recompénsate

Cada vez que termines una sesión de ejercicio, tómate unos minutos para hacer una pausa, sentirte bien y estar orgulloso de ti mismo por lo que has terminado. Saborea los efectos positivos y las buenas sensaciones que te ha producido el ejercicio. Esas son las recompensas internas que te harán comprometerte con tu rutina de ejercicios durante mucho tiempo.

Aparte de las recompensas internas, las recompensas externas también te ayudarán a mantener la motivación. Un par de ejemplos son la compra de un nuevo conjunto de ropa de entrenamiento y el regalo de una sesión de spa.

Conclusión

Ahora que ya sabes cómo recuperar el entusiasmo que antes tenías por hacer ejercicio, ¡es hora de empezar a moverse! Establece tus objetivos personales, busca formas de hacer que cada sesión sea divertida, haz ejercicio con otras personas y felicítate por cada éxito. Y siempre que tengas ganas de abandonar, recuerda estos consejos para poder continuar tu camino hacia la salud y la forma física lo antes posible.