43403447 m

5 causas comunes de los problemas digestivos

Las consecuencias de los problemas digestivos pueden ser desde incómodas hasta potencialmente mortales, por lo que es importante estar atento a posibles problemas. Si tú o alguien a quien cuidas ha empezado a mostrar signos de problemas digestivos, aquí tienes algunas causas potenciales.

Ten en cuenta que, aunque puedes hacer todo lo posible por autodiagnosticarte y solucionar las cosas en casa, si el problema persiste o se agrava es importante que hables con un especialista. Los problemas digestivos persistentes pueden ser síntoma de una enfermedad más grave.

1 – Falta de fibra

Además de ayudar a mantener la regularidad, una dieta rica en fibra también puede reducir el riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares, además de ayudar a facilitar el proceso digestivo en general. La falta de fibra en la dieta puede provocar estreñimiento, hinchazón y una sensación general de fatiga después de las comidas o las deposiciones.

Las dietas ricas en fibra también se han relacionado con un menor riesgo de afecciones digestivas. Este incluye problemas comunes como el reflujo, las hemorroides, las úlceras, el síndrome del intestino irritable y otros.

La fibra dietética es común en los alimentos integrales. Las frutas, las verduras, la avena, las judías, las manzanas y otros alimentos son también buenas fuentes de fibra. Y, por supuesto, también hay suplementos de fibra disponibles en el mercado. Sólo hay que tener en cuenta la cantidad, ya que un exceso de fibra también puede causar problemas.

2 – Problemas con la flora intestinal

El sistema digestivo humano es un trabajo en equipo. Nuestro cuerpo trabaja junto a varios tipos de microorganismos beneficiosos para descomponer los alimentos en sus componentes químicos. Algunas bacterias intestinales son incluso las responsables directas de sintetizar algunas vitaminas que el cuerpo no puede producir de ninguna otra manera. Así que, por supuesto, las alteraciones importantes en la salud de nuestra flora intestinal pueden provocar problemas digestivos graves y duraderos.

La causa más común de los problemas de la flora intestinal es el uso excesivo de antibióticos. Y el consumo de alimentos fermentados ricos en probióticos es una de las mejores maneras de ayudar a la recuperación de la flora intestinal. Entre las opciones más populares está el yogur, jun kombucha, frutas fermentadas y verduras fermentadas. Algunos tipos de queso también son ricos en probióticos.

3 – Carencias vitamínicas

Las vitaminas juegan un papel importante en cada uno de nuestros sistemas corporales, por lo que no es de extrañar que ciertas deficiencias vitamínicas también afecten a nuestra salud digestiva. Deficiencia de vitamina B12 en particular, es conocida por causar náuseas, estreñimiento, gases, etc.

La deficiencia de vitamina B12 es más común entre las personas mayores. Y dado que la vitamina B12 es muy común en los alimentos cotidianos, su deficiencia suele estar causada por una enfermedad subyacente. Las buenas fuentes de vitamina B12 son la carne, los productos lácteos, los huevos y el pescado, entre otros.

Los veganos son otro grupo susceptible de sufrir una deficiencia de vitamina B12, ya que hay muy pocas fuentes no animales de esta vitamina. Si te has pasado recientemente a una dieta vegana, tendrás que comprar productos veganos a los que se les haya añadido vitamina B12 -algunas marcas de leche de soja han empezado a añadir esta vitamina, por ejemplo- o tomar directamente suplementos de B12.

RECOMENDADO  Clínicas para el tratamiento del dolor, ¿por qué son la necesidad del momento?

4 – El estrés

El estrés puede tener un impacto negativo en casi todas las áreas de nuestra salud, incluyendo nuestra digestión. El estreñimiento, la hinchazón, la inflamación intestinal y otros problemas pueden ser causados o acentuados por el estrés. Algunas personas incluso mantienen la tensión en su estómago, contrayendo físicamente sus músculos abdominales cuando están ansiosos o tensos, lo que puede causar dolor y problemas digestivos. El estrés también puede empeorar el síndrome del intestino irritable acentuando los síntomas de la enfermedad de diversas maneras.

La solución es estar atento a los signos de estrés acumulado en el cuerpo y, a continuación, buscar formas eficaces de descomprimirlo. El ejercicio, la meditación y el seguimiento de un ciclo de sueño regular pueden ser formas eficaces de ayudar a tu cuerpo a regular su nivel de estrés.

5 – Nuevas alergias alimentarias

Las alergias alimentarias pueden causar todo tipo de problemas digestivos. Para empeorar las cosas, pueden surgir nuevas alergias en personas de todas las edades aparentemente al azar. Esto significa que algo que has estado comiendo todos los días puede empezar a causar problemas de repente.

Prestar atención a cuándo empeoran los síntomas y llevar un diario de los alimentos puede ayudarte a reducir la causa de la alergia, suponiendo que ese sea el problema. Y realizar una prueba de alergia puede ayudar a confirmar el problema.

6 – Masticación incorrecta

La masticación es una parte importante del proceso digestivo. Ayuda a descomponer los alimentos y a prepararlos para el resto del proceso digestivo. Además, su sistema digestivo está optimizado para los alimentos masticados, por lo que masticar demasiado poco o tragar los alimentos enteros puede provocar hinchazón, reflujo ácido, acidez, calambres, náuseas y otros problemas digestivos.

Puedes solucionar estos problemas masticando con más calma. Suele ser más fácil hacerlo si reduces la cantidad de comida que te metes en la boca de una vez, y procedes a contar cuántas veces has masticado la comida. Los expertos recomiendan que masticar cada bocado de comida unas 32 veces. El objetivo es masticar hasta que el alimento pierda toda su textura. En el caso de los alimentos blandos, como las sandías, el número de masticaciones necesarias puede ser mucho menor, mientras que las carnes duras pueden requerir 40 masticaciones o más.